sábado, 27 de febrero de 2010

NUNCA DEBES DEJAR DE APRENDER…

por: Roy_Espinoza
Hace 16 años atrás cuando empecé mi periplo por este mundo de la televisión en el área de prensa en Global TV- canal 13, era una especie de esponja, que absorbía todo tipo de conocimientos de todas las personas con quienes trabajaba y que tenían mucha mas experiencia en el medio periodístico, unos mas que otros obviamente. Por esos años conocí a Armando Chávez, quién es mi gran amigo hoy en día. En aquel tiempo se iniciaba como camarógrafo y en mi primer día de trabajo me tocó asistirle con las luces. La humildad, la decencia y el compañerismo es lo que aprendí de él; no es que hasta ese momento no conocíera ninguna de estas virtudes, es que en nuestra profesión hay algunos que por tener más experiencia o un talento especial, se creen gran cosa.
Eran las dos de la tarde y en el pasillo, justo a la entrada a la oficina de prensa de Global, una señora alta, regordeta, de pelo pintado amarillo, y labios rojos exagerados y de Jean apretado, se dirige a mí - ¡Roy vas a salir hoy día con Giovanni!. Es la señora Lourdes, jefa de los practicantes, - es el camarógrafo mas experimentado que tenemos en prensa y con él vas a aprender el trabajo de prensa en el campo. - ¡Giovanni, Giovanni!- lo llamó a viva voz.
Giovanni era conocido como el “loco Giovanni” por su personalidad particular, tenía una manera diferente de hablar, como un surferito de barrio, que te habla con un chicle en la boca y moviéndose constantemente. Era un tipo arriesgado a la hora de hacer su trabajo y eso le daba cierta fama en el medio.
Giovanni dejó de leer el periódico, se levanto de la silla y se acercó a nosotros. – Que pasa Lourdes, para que soy bueno.
La señora Lourdes nos presentó.
- Vas a salir con este chico nuevo que quiere ser camarógrafo, será tu asistente por hoy. “El loco Giovanni” se recogió el cerquillo de la frente y levanto una ceja. - Mira Lourdes, yo no necesito un asistente, y menos uno sin experiencia, además yo no estoy para enseñar a nadie.
Después de decir esto en un tono relajado y cortante, pasó entre nosotros y salió de la oficina, rumiando su chicle.
- Roy no te preocupes, así son estos cuando se creen lo máximo. En tono consolador la señora Lourdes trató de hacerme sentir bien después de tamaño desplante frente a mí. - Bueno, esperaremos a que entre el negrito en el otro turno para que salgas con él a asistirlo.
Ese negrito, (y lo digo con cariño querido amigo), llegó minutos antes de su turno, la señora Lourdes nos presento,- Armando, él es Roy, Roy él es Armando y vas a salir con su equipo para que lo asistas con la *canana y el tacho de luz. Armando en tono gentil acepto y me guió al lugar donde entregaban los equipos de luces. Y esa tarde asistí con las luces al camarógrafo Armando Chávez y me enseño como es el trabajo de campo, desde cuando sacas el equipo hasta cuando realizas una comisión periodística.
Recuerdo que la primera comisión fue un accidente de transito.
-Con la cámara de Armando Chávez, Y la asistencia de Roy Espinoza, Leslie de lo Ríos informó para Global Noticias.
Me acorde de este episodio, para comentarles lo siguiente; primero que por mas experiencia que uno tenga en la profesión siempre hay algo nuevo por aprender, nunca darse el bien sabido de todo. Recuerde que al mejor cazador se le va la paloma. Investiga siempre sobre lo último en tecnología audiovisual y estar al tanto de las nuevas tendencias en la televisión. Segundo; aprende a sacarle provecho a todo y de todos quienes tienen algo que enseñarte. Y tercero; guía con tu experiencia a quienes ves que están carentes de conocimientos y sientes que puedes darle una mejor perspectiva a su trabajo. El talento y la experiencia deben ir siempre de la mano de la humildad y la sencillez.
No siempre el de más experiencia en una profesión llega más lejos. Por que la experiencia no te da los años, sino, el conocimiento y el aprendizaje que a través del tiempo cultivas a manera de innovar y crear.
Recuerda; uno deja de aprender, de crear, de innovar….el día que nos llega la muerte.